Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Podré volver a ADSL si contrato fibra óptica?

Usted está aquí

Instalación de fibra óptica

Pasar de ADSL a fibra óptica puede tener algunos inconvenientes. Como la posibilidad de no poder volver a contratar una oferta de ADSL o perder el número de teléfono si nos arrepentimos

Tal vez las operadoras de internet se pregunten qué interés puede tener un usuario en renunciar a la instalación de fibra que tantas bondades nos ofrece y quedarse con el ADSL; pero los motivos pueden ser infinitos; desde económicos a familiares pasando por necesidades logísticas o cuestiones personales. El problema no es tanto si queremos, sino si podemos.

Cuando llamas a un operador para informarte sobre la posibilidad de dar marcha atrás en tu decisión de instalar fibra óptica, y quieres portarte a otra compañía de mejor oferta, puede ocurrir que nos expliquen que nuestro número está 'secuestrado'.

Es decir, que cualquier cambio que realicemos en la línea conlleve olvidarnos de nuestro número, ya sea éste personal o empresarial. A continuación te detallamos con qué compañías es posible realizar esta gestión. Pero si tu caso es distinto, puedes contactarnos.

Llámanos

Sin vuelta atrás en Movistar y Jazztel

Y así lo confirma oficialmente Telefónica, allí donde hay cobertura de fibra no existe vuelta atrás hacia el cobre de ADSL. Si un cliente de Movistar ya no quiere 300 Mb de fibra óptica, puede solicitar un servicio inferior, pero siempre sobre fibra óptica.

Caso similar se plantea con Jazztel, cuyos comerciales directamente explican que la compañía ha abandonado la tecnología de cobre allá donde tiene acceso de fibra.

Vodafone, Orange y Yoigo sí mantienen el ADSL

Con tacto y lógica, la competencia se sitúa en postura distinta. En el caso de , sabemos que "la migración de fibra a cobre es teóricamente factible. La red de FTTH es nueva, lleva al domicilio del cliente un cable diferente al de cobre y, en la inmensa mayoría de los casos, ese cable de que se usa para el ADSL no se retira ni se altera por el hecho de que el cliente contrate un servicio basado en fibra óptica".

"Puede ocurrir que el interesado aún no haya finalizado el compromiso de permanencia que todas las empresas vinculan a sus altas en FTHH, en cuyo caso hay que esperar a que éste esté cumplido para volver a ADSL o incluso cambiar de operador de fibra óptica -explican-. Una ventaja del proceso de migración de cobre a fibra o de fibra a cobre es que, al tratarse de redes diferentes, uno puede tener el servicio contratado de forma simultánea. Por tanto, se puede solicitar primero el ADSL y, una vez que está en funcionamiento, solicitar la baja de fibra.

Es importante señalar que una cosa es el 'acceso' (ADSL o fibra) y otra la numeración. Se puede cambiar el primero (de fibra a cobre y en sentido contrario) bien portando el número, bien asignando un nuevo número -concluyen-. El proceso es fácil; sólo hay que solicitar la baja de la fibra y contratar el servicio de ADSL con el mismo proveedor o con otro diferente.

Vodafone por su parte considera que "el cambio de Fibra a ADSL es factible, cuando el cliente haya cumplido los compromisos asumidos al contratar Fibra (por supuesto siempre que el cambio no se deba a algún problema imputable a Vodafone) y la numeración fija se conservará, siempre y cuando el cliente lo indique en el momento de realizar la petición".

Yoigo coincide y sólo realiza una advertencia dada su oferta 'Fusión': Si se trata de cambio del tipo de servicio y tarifa, no requiere baja. Por tanto la 'marcha atrás' es factible; pero puede variar dependiendo a qué tipo de ADSL se quiera cambiar, y teniendo en cuenta el compromiso adquirido con el terminal móvil asociado a la oferta.

Llámanos

La portabilidad y el 'número secuestrado'

Los casos que se presentan en el mundo de las telecomunicaciones cada día son infinitos; pero la necesidad de mudarse, por ejemplo, es algo que debe estar previsto en cualquier legislación. Hasta ahora, si el cambio era dentro de la misma provincia, ningún ciudadano tenía problemas y, por tanto, a nadie se le ocurre que, a mejor tecnología, mayor conflicto.

La teoría es clara: el número fijo es 'propiedad' del cliente, y éste puede portarlo con independencia de cuál sea la tecnología de destino. Hay que entender que si el cliente solicita la baja de un servicio con numeración fija asociada sin solicitar la portabilidad del número, el número fijo pasa a estar disponible para ser asignado a otro cliente.

Los portavoces del Movistar añaden: "en el caso de que un cliente decida solicitar la portabilidad a la competencia, se lleva su número sin ningún problema, sea una numeración de fibra o de cobre, siempre que el movimiento no se produzca entre provincias diferentes, en cuyo caso no se pude mantener el número por cuestiones regulatorias".

Pero la realidad es bien distinta. Para los empleados del 1004 de Telefónica, "el número es de Movistar. La fibra no es como el cobre y va desde la central hasta el negocio o domicilio. No hay posibilidad de conservar el número; cualquier cambio requiere el alta con marcación nueva. Es más, cualquier cambio que se realice sobre una línea de fibra implica cambio de númeración".

Más allá, los servicios de atención al cliente de empresas como ONO afirman: "Hay número que no podemos portar si tienen fibra. Digamos que su operador tiene el número técnicamente secuestrado".

El panorama, bastante agotador, nos lleva a un truco: solicitar la portabilidad y una vez obtenida ésta, trasladar el número física y tecnológicamente. ¿Fácil verdad? Pero tiene obstáculos. Jazztel, por ejemplo, explica que cada uno de los pasos exige un plazo de entre 10 y 15 días (nos vamos a un mes) y hay que tener cuidado por si el primer cambio implica una obligación económica o de permanencia que deberemos cumplir en primera instancia.

Oficialmente, todas las empresas declaran que no tienen constancia de la negación de portabilidad, "un comportamiento que sería del todo ilegal"; pero los servicios de atención al cliente no parecen tener la misma información que los equipos jurídicos.

Es importante saber que si la fibra es de doble núcleo es técnicamente factible y podemos exigir los cambios. Es decir, si nuestra voz circula a través del cobre y nuestros datos por cable óptico, nadie puede negarnos la posibilidad de abandonar la fibra óptica y volver al cobre. Y para saber cuál es nuestra situación, basta bajar los plomos de la luz. Si el teléfono continúa funcionando, estamos salvados.

¿Vale la pena? El cobre se abandona

Con respecto a las acusaciones de la competencia de que Telefónica permite el deterioro de su red de cobre para entorpecer el acceso indirecto y el libre mercado, la multinacional española replica: "No se está abandonado nada. Es cierto que hemos comentado públicamente la intención de abordar un paulatino 'apagado' de la red de cobre para centrar esfuerzos y recursos en la nueva red de fibra; pero siempre, respetando nuestros compromisos regulatorios, como proveedor mayorista que somos, y que consisten en avisar al regulador para el apagado de centrales, con un año donde estamos solos, y con cinco años de moratoria, en aquellas donde tenemos coubicados a otros gestores que alquilan el bucle de abonado".

Llámanos

Por el contrario, recientemente, Orange ha denunciado, precisamente, este tema ante la CNMC; ya que considera que, "en los últimos meses, se ha producido un notable incremento de las averías en la red de cobre de Telefónica que empleamos (y pagamos) para dar servicio de ADSL a nuestros clientes. Entendemos que el nivel y calidad del mantenimiento de la red de cobre ha bajado considerablemente y ello tiene un impacto en el servicio que prestamos a nuestros clientes".

Telefónica está obligada a mantener la red de cobre de cada central en la que haya operadores alternativos presentes durante un periodo de garantía de al menos 5 años desde la solicitud de su cierre. Dicho anuncio requiere a su vez que se haya migrado a fibra al menos al 25% de los usuarios que se encuentran bajo su área de cobertura. Una vez superado dicho periodo de garantía puede cerrar la central con lo que evitaría que los operadores alternativos pudiésemos continuar ofreciendo el servicio de ADSL, aunque debería facilitar la migración a otro servicio mayorista alternativo.