Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Guía para comprar el mejor smartwatch

Usted está aquí

LG G Watch R

Si quieres comprarte un smartwatch y no sabes cuál elegir, en esta guía te explicamos todo lo que necesitas saber sobre relojes inteligentes. Para qué sirven, qué precios tienen y en qué características debes fijarte.

¿Quieres comprar un smartwatch y no sabes por dónde empezar? En esta guía te explicamos los puntos clave que debes tener en cuenta para elegir un buen reloj inteligente (el mejor para tus gustos y necesidades concretas).

No es un producto tan caro como parece, ya que se encuentran por precios relativamente asequibles. De hecho, hay algunos por menos de 100 euros. Pero hay que tener cuidado y asegurarse que sea compatible con nuestro smartphone, que no se vaya a quedar anticuado en poco tiempo y que aguante nuestro ritmo de vida.

Lo peor que te puede pasar al comprar un smartwatch es que al final sólo te sirva para mirar la hora y, para colmo, con una batería que apenas dura unos días.

¿Qué es un smartwatch?

Sin entrar todavía en detalles de para qué sirve exactamente, un smartwatch es algo bastante guay. La sola idea de parecernos un poco a David Hasselhoff en El coche fantástico es ya como para plantearnos comprar uno. Pero no nos hagamos demasiadas ilusiones, de momento las funciones de estos relojes no llegan a cosas tan espectaculares como llamar a tu coche para que vaya a recogerte (¡de momento!). De hecho, muchos ni siquiera sirven para llamar por teléfono.

Smartwatch

Escenas de 'Inspector Gadget' y 'El coche fantástico' donde el reloj es protagonista

¿Para qué sirve un smartwatch? ¿Necesito uno?

La función principal de un smartwatch es la de ser una especie de segunda pantalla de tu smartphone (después entramos en el asunto de las compatibilidades). Si recibes un e-mail, un WhatsApp o una llamada, no hace falta que saques tu móvil para saber si es algo importante o solo publicidad. Gira tu muñeca y lo verás inmediatamente. Con un toque o una orden de voz podrás coger la llamada o responder un Whatsapp (dependiendo del modelo de reloj).

Por otro lado, si eres un fanático del fitness, estos aparatos suelen incorporar cantidad de sensores que por ejemplo miden tu pulso cardíaco y llevan un registro de tu estado de salud durante todo el día. Y si corres mientras escuchas música, podrás cambiar de canción directamente desde tu muñeca.

Pero, si no llevas tu smarpthone contigo, estos relojes pierden mucha de su inteligencia. Ya que en general no son capaces de conectarse directamente a internet (la mayoría no tiene WiFi o 3G) y necesitan un teléfono para hacerlo (mediante Bluetooth). Por lo que no es en ningún caso un sustituto del móvil, siempre un complemento.

¿Y la hora? No nos olvidemos que se trata de un reloj. Estos aparatos suelen llevar una pantalla parecida a la de un móvil. Así que, para ahorrar batería, está normalmente apagada (hay excepciones). Para saber la hora o hacer cualquier otra consulta, el reloj se enciende girando rápidamente la muñeca o bien pulsando directamente sobre él. No es tan cómodo como un reloj tradicional, pero a cambio podemos cambiar a nuestro gusto la apariencia de la esfera.

Dicho esto, entonces, ¿para quién es recomendable un smartwatch?

  • Para los que constantemente está sacando el móvil para consultar nuevos avisos, ya que te ahorrará buena parte de las molestias que esto conlleva.
  • Si haces deporte y necesitas lo último para controlar y mejorar tu rendimiento físico.
  • Si eres un melómano y todo el rato escuchas música en tu teléfono, ya que el reproductor ahora lo tendrás en tu muñeca.
  • Finalmente, los amantes de la tecnología y la moda futurista también disfrutarán con este complemento que será foco de muchas miradas.

¿En qué debo fijarme al elegir un smartwatch?

Diseño

Parece una obviedad, pero el reloj lo llevarás siempre en la muñeca y será muy visible (a diferencia de tu smartphone), por lo que debes sentirte muy cómodo con él y su estilo. Si no, puedes terminar por cansarte y no son aparatados precisamente baratos.

Sony Smartwatch 3

El Sony SmartWatch 3 es el primer reloj de Sony que funciona con Android

Caja/Esfera. La primera ola de relojes inteligentes ha sido típicamente de caja cuadrada o rectangular. Sin embargo, modelos como el Moto 360 o el LG G Watch R han inaugurado la tendencia circular con un aspecto muy cuidado. Más parecidos a un reloj clásico. No hay nada mejor o peor, es solo cuestión de gustos.

La correa. Algunas pulseras son intercambiables y otras no. Pueden ser de un color u otro. De material metálico, cuero, plástico o silicona. También es según lo que prefiera cada uno.

Corona o botones. En este caso, no es un asunto tanto estético sino de comodidad. A veces hay un botón frontal y otras uno lateral para encender la pantalla, ¿qué posición te resulta más cómoda? También hay relojes sin ningún botón físico.

Dimensiones. Estos relojes suelen ser grandes, por lo que comprar uno sin probártelo es algo arriesgado. Pruebatelo y fíjate si el tamaño, el grosor y el peso son adecuados para ti.

Sistema operativo

Quizás te sorprenda pasar de algo tan subjetivo como el diseño a un apartado tan técnico como el sistema operativo. Pero es muy importante, y cada vez lo será más. Como pasa con los smartphones, el sistema operativo del reloj determinará lo que podamos hacer con él. Ya que no todos cuentan con las mismas aplicaciones ni compatibilidad. Estos son los principales sistemas:

  • Android Wear. La plataforma móvil de Google tiene también su versión para relojes. Aunque hace poco más de un año que ha aparecido, ya ha sido adoptada por algunas de las principales marcas de smartwaches (Sony, LG, Motorola). La principal ventaja es el respaldo de Google, que asegura contar con un amplio catálogo de aplicaciones en constante crecimiento. El inconveniente es que sólo es compatible con smartphones Android y además deben ser versión 4.3 o superior.
  • Tizen. Es el sistema operativo que utilizan los relojes inteligentes de Samsung, los Galaxy Gear. Es un sistema que se siente más maduro y mejor acabado que el de Android, ya que apareció un año antes. Pero tiene un punto negativo gigante: los relojes de Samsung solo son compatibles con smartphones Samsung (y no con todos los modelos). Este hecho puede lastrar su selección de aplicaciones, que a la larga no crezca tanto como la de Android. Aviso: Samsung también ha presentado un modelo de reloj con Android (el Gear Live).
  • Watch OS. Es el sistema que utiliza Apple Watch. No se conocen todos los detalles, ya que el reloj de Apple aun no ha llegado al mercado. Pero ya se sabe que solo será compatible con iPhone 5 y modelos posteriores (5c, 5s y 6). Por lo que no será una opción para los usuarios con móviles Android.
Apple Watch

Imagen del Apple Watch, el reloj inteligente de Apple con sistema Watch OS)

  • Otros: Hay más sistemas. Por ejemplo, los ilustres relojes Pebble tienen un OS propio. Sony también tenía un entorno propio en sus primeros smartwatches (aunque el Sony Smartwatch 3 se pasó a Android Wear). La ventaja de estos sistemas es que son compatibles con más smartphones (Android, iPhone o incluso Windows Phone en algunos casos). El inconveniente es que su selección de aplicaciones es inevitablemente más limitada y a la larga el soporte no será seguramente comparable al de Android o Apple.

Sensores y prestaciones

 

Aunque muchos relojes se parezcan y tengan el mismo sistema operativo, lo que podamos hacer con él también dependerá en buena medida con los sensores y otras prestaciones que incorporen. Si no las necesitas, no hace falta que las consideres. Pero es bueno saber que hay modelos que las incluyen y otros que no.

  • Medidor de ritmo cardíaco. Imprescindible para aplicaciones de salud y deporte. Es común, pero hay relojes de referencia que no lo incluyen.
  • Altavoces y/o micrófono. Los necesitarás si quieres hacer o coger una llamada a través del reloj. También para escuchar música o utilizar una grabadora de sonidos.
  • Cámara. Aunque parezca increíble, algunos relojes llevan una cámara de fotos propia (la lente se encuentra en un lateral o en la correa). Es habitual en Samsung.
  • Entrada de auriculares. Si no tuviera, en algunos casos podríamos conectar unos altavoces mediante Bluetooth.
  • Resistente al agua y al polvo. La mayoría lo son, pero no está de más asegurarse.
  • 3G/WiFi. Es raro, pero hay algún reloj que incorpora 3G. Y no es descartable que en el futuro los haya con WiFi. Eso permitiría usarlo sin depender del móvil. Aunque, como decimos, es una característica muy poco habitual.
  • GPS. Algunos relojes incorporan un GPS propio, por lo que no necesitaríamos nuestro móvil para registrar nuestra posición (adecuado para aplicaciones de salud). En base a las funcionalidades de Android Wear, se espera que en el futuro cada vez más relojes tengan GPS propio.
Samsung Galaxy Gear S

El Samsung Galaxy Gear S incorpora un medidor de ritmo cardíaco (la lente negra en la parte trasera) y es compatible con redes 3G (fíjate que detrás puede introducirse una SIM)

Batería

Uno de los puntos críticos y que pueden echar para atrás a muchos a la hora de comprar uno de estos relojes es su autonomía. La duración típica de la batería de estos dispositivos ronda entre uno y dos días. Por lo que normalmente tendremos que cargar el smartwatch cada noche. Si queremos uno de estos aparatos, más vale irse olvidando de eso de cambiar la pila cada tantos años.

Motorola Moto 360

El Motorola Moto 360 en su base de carga

A la hora de comparar, es recomendable comparar el tamaño de la batería y las opiniones de los usuarios sobre su duración.

Es también importante conocer el modo de cargar el reloj, ya que hay formas más cómodas que otras.

  • Carga inalámbrica. Con solo dejarlo sobre la superficie del cargador, nuestro reloj comenzará a cargar automáticamente.
  • Base con contacto. Hay relojes que necesitan una base específica para cargarlo, que debe hacer contacto con el reloj. Unos imanes agarran y posicionan el reloj al dejarlo sobre ella, por lo que también es relativamente cómoda. Sin embargo, tendremos que llevar la base con nosotros si no dormimos en casa.
  • USB o cable. Algunos relojes se cargan conectando un cable USB como el que utilizan la mayoría de móviles Android. No es tan cómodo, pero si olvidamos o perdemos el cargador, fácilmente encontraremos un recambio.

Pantalla

La pantalla es otro factor a tener en cuenta. Por un lado, es importante que el reloj pueda verse bien a plena luz del sol. Por otro, la resolución dictará la definición con la que podremos ver texto e imágenes. La pantalla además condiciona la duración de la batería.

Las pantallas más habituales son:

  • LCD. Son las pantallas más comunes, que además utilizan la mayoría de smartphones. Presentan colores realistas, aunque ante luz solar intensa pueden no verse claramente a causa de los reflejos. De hecho, puede verse muy mal bajo la luz de sol.
  • AMOLED. Es un tipo de pantalla con una saturación mayor de colores (el negro es completamente negro, por ejemplo). El color no es tan realista, pero sí más visible y se ve mejor bajo luz solar. No es tan común como la LCD, por lo que los relojes con esta pantalla son normalmente más caros.
  • Tinta electrónica. Es el tipo de pantalla que utilizan los libros electrónicos. Como desventaja evidente, es que son en blanco y negro y no responden tan rápidamente a los cambios. Pero, por otro lado, los relojes con esta pantalla pueden estar siempre encendidos, se ven muy bien bajo luz solar y la batería dura mucho más (hasta una semana). Pocos relojes la llevan: algunos de Sony, Pebble y poco más.
Pebble Smartwatch

Reloj Pebble con pantalla de tinta electrónica

Comprar smartwatch

Los relojes smartwatch son disposiivos relativamente recientes, por lo que cabe esperar que aún aparezcan más modelos, más baratos y con mejor acabado. Las aplicaciones disponibles son todavía limitadas, aunque inevitablemente el catálogo crecerá, sobre todo teniendo en cuenta que empresas tan importantes como Google o Apple se encuentran completamente entregadas a su desarrollo.

Ahora mismo es un dispositivo que merece la pena para un tipo de usuario que consulta constantemente su móvil o bien para los que practican ejercicio midiéndolo todo. Para el resto, seguramente será un juguete con el que seguro que nos lo pasaremos pipa, aunque todavía no ha llegado a su fase de madurez.

Categoria: