Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Debería cambiar el router de mi operador?

Usted está aquí

Router neutro Linksys

¿Deberías comprar un router nuevo? ¿Merece la pena sustituir el router del operador? Te explicamos cuáles son las ventajas de cambiar de equipo, como mejorar la señal WiFi o la velocidad de tu conexión

Cuando contratamos un servicio de conexión a Internet, nuestro operador nos suele entregar un router WiFi de serie, que es el que se encarga de distribuir la señal dentro del hogar. Aunque no es el único factor, de él depende que la velocidad de conexión sea más o menos alta. Por otro lado, puede ocurrir que el router del operador se nos quede corto, en función del uso real que vayamos a dar al servicio, el número de usuarios conectados a la red, y el número de dispositivos.

Es por ello que, a continuación, vamos a exponer los diferentes routers alternativos que puedes adquirir en el mercado, así como las situaciones en las que puede ser conveniente la compra de un router alternativo.

¿Cuándo merece la pena sustituir un router?

Una de las principales razones para cambiar de router es un mal funcionamiento del WiFi. Otro motivo es que queramos que nuestro router se parezca un poquito a un ordenador y utilizarlo, por ejemplo, para descargar archivos automáticamente, compartir un disco duro o una impresora, o bien conectar un módem 3G/4G.

Primera prueba: cable vs WiFi

Lo primero que debes hacer es conectar el ordenador al router mediante cable ethernet y comprobar la velocidad de conexión, tanto de subida como de bajada. Si mediante el cable la velocidad es buena pero al hacer el test por WiFi es notablemente inferior, puede deberse a que el router de serie no esté aprovechando todo el potencial de nuestra conexión.

Router de Asus

Podemos hacer distintas pruebas, como cambiar la configuración del WiFi para ver si notamos alguna mejoría. Si el resultado sigue sin ser satisfactorio, entonces deberemos empezar a considerar la idea de comprar un nuevo router.

¿Cuántos somos en casa?

Hay otros factores que debemos tener en cuenta antes de valorar la adquisición de un nuevo router. Por ejemplo, el número de internautas que somo en casa, el número de dispositivos con los que se accede y el uso que se da. En general, cuanto más usuarios y más uso de la red se haga, más importante será mejorar nuestro equipo.

Si somos pocos en casa y hacemos un uso moderado de la red, normalmente el router del operador será más que suficiente. Pero si en casa sois multitud y además cibernéticos, os podría hacer falta un nuevo router. Por ejemplo, si sois tres o más, con varios dispositivos y utilizáis servicios de contenido bajo demanda (tipo YouTube, Netflix o Spotify), es algo a considerar.

El siguiente escalafón de usuario que puede necesitar un router complementario sería el de fibra óptica, con velocidades por encima de los 50 Mbps y que consumen gran cantidad de contenidos multimedia en HD. En este caso, esperas que tu router esté a la altura de tu conexión y los de los operadores no siempre lo están.

Aquí será necesario contar con un router neutro con procesador de varios núcleos, alta RAM y puertos Gigabit y conexiones multibanda. Con todas estas prestaciones se evitarán cuellos de botella que ralenticen las conexiones de casa.

Diferencia entre router módem y router neutro

Al comprar un router, deberás tener en cuenta que tienes que elegir entre un router módem y un router neutro. Como su propio nombre indica, el primero incorpora un módem, que es el aparato que permite conectarse directamente a internet. El segundo, el router neutro, no tiene módem, por lo que en casa tendrá que haber igualmente un módem independiente para poder conectarnos a Internet.

Si compramos un router módem, procederemos a una sustitución completa del router que nos viene por defecto con nuestra conexión. Es decir, el router de la operadora. El problema es que estos routers son más difíciles de configurar y probablemente sólo lo encontraremos para conexiones ADSL. En la fibra óptica, el ONT hace de módem y sustituirlo no es tarea sencilla.

Esquema instalación router neutro

Con un router neutro lo que haremos será potenciar o mejorar las prestaciones que nos ofrece nuestro modelo de serie (sin sustituirlo). Normalmente, esta acción será la más recomendable. Es más barato, más sencillo de instalar y no tendremos problemas de compatibilidades con nuestra conexión. Además, podremos igualmente mejorar la capacidad de nuestra red.

Si nos decantamos por un router neutro, éste lo conectaremos al router del operador. Podemos hacerlo directamente mediante un cable, después proceder a desactivar el WiFi del router de la compañía y dejar sólo el nuevo.

El router probablemente vendrá con un CD de instalación, aunque podemos configurarlo vía IP (esos numeritos que, puestos en la barra de nuestro navegador, nos permiten entrar a la configuración interna del router). La IP del router la podemos encontrar en la caja o instrucciones del fabricante. Una vez dentro, encontraremos todas las opciones para configurar un router nuevo.

En definitiva, si haces un uso básico de Internet, en general el router del operador será suficiente.

Categoria: