Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Cómo conectar tu móvil a la TV fácil

Usted está aquí

conectar móvil a TV

En esta guía te enseñamos varias formas de conectar tu móvil al televisor de manera fácil y rápida. ¡Que no haya excusas para disfrutar del contenido de tu smartphone en una pantalla más grande!

¿Sabías que puedes conectar tu móvil a la TV para lanzar contenidos en tiempo real desde tu smartphone a la pantalla del televisor? Esto te permite disfrutar de juegos, mostrar fotos a familiares y amigos, ver vídeos en una pantalla de mayor tamaño… con poco esfuerzo. En esta guía vamos a explicar qué opciones tienes para disfrutar en tu televisor del contenido de tu smartphone. No es muy difícil, y existen varias alternativas para poder hacerlo en función del fabricante.

Si tienes una PYME y quieres un estudio completamente gratuito envíanos tu factura en el siguiente enlace.

Conectar smartphone a TV

Conectar el móvil a la TV por cable

Es la opción más sencilla para móviles Android. Algunos smartphones cuentan con un puerto específico micro HDMI y otros permiten la conexión a través del puerto mini USB mediante un adaptador. Aunque si tu móvil es un iPhone, más abajo le dedicamos un apartado a Apple donde también explicamos la conexión con cable.

Si tu móvil tiene conector Micro HDMI

El puerto micro HDMI tiene un aspecto muy parecido al mini USB, por lo que suele llevar la etiqueta "HDMI" para diferenciarlo. Si tu teléfono tiene un puerto HDMI, es tan sencillo como conectar un cable compatible (micro HDMI a HDMI) entre el terminal y un televisor con entrada HDMI para ver la pantalla de tu móvil al momento.

Si tu móvil solo tiene conector USB

Si tu móvil no tiene un puerto micro HDMI, podrás conectarlo gracias al mini USB del cargador. Pero ten en cuenta que tu teléfono debe ser compatible con la tecnología MHL (Mobile High Definition Link) o bien con Slimport. Si no, el puerto USB no funcionará con tu TV. Además, necesitarás un cable o adaptador compatible. En el manual o caja de tu móvil podrás ver si tu terminal es compatible con MHL o Slimport.

MHL

Si tu móvil es compatible con MHL, necesitarás únicamente un cable. El nombre técnico es cable MHL activo. Por un lado se conecta al puerto USB del móvil y por otro al HDMI del televisor. Se llama activo porque tiene un tercer conector USB que va a la corriente (por ejemplo, a un cargador USB o un puerto USB del televisor). A veces, en lugar de un cable, puede tratarse de un adaptador que va al móvil y al que podemos conectar un cable HDMI normal.

Cable MHL a HDMI activo

El MHL es el estándar que utilizan los teléfonos Sony, Nokia y Samsung, ya que estas compañías forman parte del MHL Consortium. Aunque algunos móviles Samsung pueden requerir un tipo de cable MHL especial (el adaptador Samsung de micro-USB a HDMI, que tiene un conector USB de 11 pins -en lugar de 5-). Por ello, es importante confirmar que el cable que compres es compatible con tu modelo de móvil.

Si el cable fuera de tipo "pasivo", se trata de un cable más simple que no se conecta a la corriente (solo tiene el conector micro USB y HDMI). Pero en este caso nuestro televisor debe ser compatible con la tecnología MHL, algo que no es tan habitual. Por lo que recomendamos comprar un cable de tipo activo en caso de duda.

Los precios de estos cables varían (de 6 a 30 euros) dependiendo del fabricante (los oficiales son los más caros, pero hay de marcas blancas).

SlimPort

Una tecnología alternativa al MHL es el Slimport, que utilizan otros modelos de móvil (los Google Nexus, LG, Blackberry, ZTE o Asus). Para saber qué dispositivos soportan SlimPort, se puede consultar la lista en su página oficial. En el manual del tu móvil también podrás ver si el teléfono es compatible con SlimPort o MHL.

Las principales ventajas del SlimPort son que el adaptador no necesita fuente de alimentación, que es capaz de transmitir vídeo HD y que también está disponible para VGA (para televisores que no tengan HDMI). Si además, tu televisor cuenta con un puerto DisplayPort, podrás cargar el teléfono a la vez que transmites la señal (desafortunadamente está presente en pocos modelos).

El principal inconveniente del SlimPort es su precio, ya que estos cables son más caros que los MHL (los SlimPort cuestan entre 25 y 30 euros) y se compran mayoritariamente sólo por Internet en la página oficial (es raro encontrarlo en una tienda física).

Ten en cuenta que con los cables MHL o Slimport en tu televisor verás absolutamente todo lo que aparece en la pantalla de tu móvil (incluidos los botones del menú). Y si apagas la pantalla del móvil, no verás nada en la tele. Además, no podrás cargar el teléfono mientras lo tengas con la TV.

Y si tu televisor no tiene entrada HDMI, deberás utilizar un transformador de señal externo (de HDMI a componente o a VGA).

VAR*

Con Chromecast, de manera inalámbrica

chromecast

Chromecast es un pequeño dispositivo fabricado por Google parecido a una memoria USB que únicamente se conecta al puerto HDMI del televisor. Aunque debemos configurarlo para que pueda acceder a a nuestra red WiFi de casa. Con el móvil u ordenador también conectado al WiFi, podremos reproducir en la TV contenido desde el teléfono, mediante aplicaciones compatibles. Todo lo controlamos desde nuestro smartphone.

Para utilizarlo, primero debes conectar Chromecast a tu televisor. Después, deberás descargarte en el móvil la app de Chromecast para configurarlo (disponible para Android y iOS). Teniendo los dos conectados a la misma red para que el teléfono lo detecte. En este caso, asegúrate de que tienes buena señal Wifi donde tengas colocado el televisor. Una vez hecho esto, cada vez que utilices una aplicación compatible, pulsa en el icono para hacer 'cast' para ver el contenido en la TV. No tiene mando, porque nuestro móvil actúa como mando a distancia.

VAR*

Aplicaciones compatibles

En España, algunas de las aplicaciones más relevantes compatibles con Chromecast son YouTube, RTVE.es A la Carta, Atresplayer (de Antena 3 y La Sexta), Wuaki.TV, Filmin, TotalChannel, Twitch o Clan. Además de, por supuesto, los contenidos multimedia de la tienda de Android como Google Fotos, Google Drive, Play Music o Play Películas. Puedes consultar en su web la lista completa. Luego, hay aplicaciones como EZCast o AllCast (y muchas otras) para ver fotos y vídeos que tengamos en el móvil o directamente vídeos que encontremos en internet.

Además, con dispositivos con Android 4.4.2 (KitKat) o superior es posible hacer 'mirroring', retransmitir todo lo que se ve en el móvil a la pantalla del televisor, con el botón "enviar pantalla". En Lollipop es posible acceder a esta opción desde el menú rápido de accesos (el que aparece al deslizar la pantalla hacia abajo), sin necesidad de entrar en la app. De todas formas, esta opción solo es compatible con algunos terminales y no está disponible para iOS. Por otro lado, con vídeos o juegos la calidad de la imagen puede ser algo pobre.

Puedes comprar Google Chromecast por 35 euros directamente en la web de Google o también en grandes superficies. Sus principal ventaja es que podemos utilizar el móvil de manera independiente mientras reproducimos contenidos en la TV (Chromecast los reproduce directamente desde internet, no a través del teléfono). Además, ocupa poco espacio, es fácilmente configurable y funciona muy bien con las aplicaciones compatibles. Su principal desventaja es que necesita una buena señal Wifi donde esté el televisor y no funciona bien cuando la app no es compatible y tenemos que recurrir al mirroring.

Apple TV (o cómo conectar un iPhone a la TV)

Apple TV

Para conectar un iPhone (o un iPad) a la TV tienes varias opciones. La primera y más importante es con Apple TV, a través de Airplay. La segunda es con un cable oficial de Apple. Y la tercera es con Chromecast, que ya hemos explicado.

La Apple TV permite compartir pantalla de cualquier dispositivo iOS en el televisor de forma inalámbrica. Sólo necesitamos tener conectados el iPhone y Apple TV a la misma red Wifi y utilizar la opción Airplay, que hará toda la configuración de forma automática. Con modelos anteriores al iPhone 4S, no podrás ver la pantalla en tu TV sino que solo podrás reproducir ciertos contenidos.

Además de ver nuestro móvil en la televisión, la Apple TV tiene aplicaciones propias que podemos manejar con un pequeño mando. También podemos reproducir contenidos desde el ordenador o iCloud.

No es la solución más barata, ya que el aparato cuesta 79 euros.

La principal ventaja es que es dentro del ecosistema Apple no hay problemas de compatibilidad. Por otro lado, eso también es una desventaja, ya que sólo podrás usarlo con dispositivos iOS (mientras que Chromecast funciona tanto con Android como con iPhone). Por otro lado, algunas aplicaciones populares no están disponibles para usar con Chromecast de forma nativa mientras que sí pueden usarse con Apple TV, como Spotify.

Por cable

Utilizando un adaptador A/V de Lightning a HDMI podemos conectar el televisor con nuestro iPhone. Para televisores más antiguos existen cables con adaptador para componente. Estos cables, disponibles en la tienda de Apple, valen 49 euros (el HDMI) y 39 euros (el compuesto). Si tu iPhone es 4S o anterior (con conector de 30 clavijas), hay copias de marca blanca por unos 10 euros.

Con Smart TV: Miracast y DLNA

Muchas televisiones Smart TV (y otros dispositivos, como Blu-Rays) son compatibles con tecnologías para enviar contenido de nuestro móvil directamente al televisor. Las tecnologías más populares son: Miracast, DLNA y WiDi. En el manual o caja de nuestro televisor podremos ver si es compatible con alguna de ellas. Aunque para poder utilizarlo, necesitarás primero conectar tu Smart TV a internet.

Miracast

Miracast es similar al cable HDMI del primer apartado, pero sin cables. Es decir, es una manera de ver la pantalla de nuestro móvil en el televisor. Pero si apagamos la pantalla del móvil, dejaremos también de verla en el televisor.

Miracast Logo

Es compatible con teléfonos Android 4.2 o posteriores de forma nativa (no es una app que nos podamos descargar). Para saber si tu móvil puede utilizar Miracast, entra en Ajustes > Pantalla, y busca una opción de duplicación de pantalla o pantalla inalámbrica

Nuestro televisor también debe soportarlo. Como dato, las televisiones inteligentes de Sony, LG y Samsung comenzaron a soportan esta tecnología a partir de 2013, aunque algunos modelos de finales de 2012 ya eran compatibles. En la página oficial de Miracast puedes consultar todos los dispositivos compatibles.

Si nuestro equipo receptor no es compatible, existen adaptadores que se conectan a los puertos HDMI o USB del televisor. Microsoft, por ejemplo, lanzó hace tiempo Microsoft Wireless Display Adapter, que permite utilizar Miracast en cualquier monitor o televisor. Belking también tiene otro adaptador.

DLNA

El DLNA (Digital Living Network Alliance) es otro estándar habitual entre las Smart TV. A diferencia de Miracast, no podemos ver la pantalla en nuestro televisor. Solo nos permite ver fotos y vídeos que tengamos en el teléfono. Y también reproducir vídeos de internet a través de algunas aplicaciones compatibles. Como con Miracast, nuestro móvil y televisor deberán estar conectados a la misma red y ser compatibles con DLNA.

Conectar el smartphone a la TV, muy sencillo

Como ves, hay una gran variedad de opciones para conectar tu smartphone al televisor:

  • Para un uso puntual. La más sencilla es por cable, por requerir menos configuraciones y ser una forma directa de conexión en la que no dependes de la señal Wifi.
  • Para usuarios que quieran usar esta función más a menudo, depende del equipo con el que cuentes. No olvides que tu TV debe encontrarse un lugar con una buena señal WiFi.
    • Si tienes una SmartTV y solo quieres ver la pantalla de tu móvil en la TV, Miracast es para ti. No necesitas comprar nada más.
    • Si quieres ver algo de internet en la TV y utilizar tu móvil al mismo tiempo, entonces Chromecast es una muy buena opción a un precio asequible. Especialmente con apps compatibles (YouTube, TVE, etc.).
    • Si estás acostumbrado a usar productos de Apple y te gusta su sistema, prueba Apple TV.

VAR*