Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Test: ¿Cuál es el mejor tamaño de móvil para mí?

Usted está aquí

Diferentes tamaños de móvil

Cada persona necesita un tamaño de pantalla de móvil diferente. No es algo que dependa de tus manos, sino de tus hábitos o incluso tu vestimenta. Te explicamos por qué y en un test podrás saber qué tamaño es para ti

¿Dudas para elegir el tamaño de móvil adecuado para ti?  En el mercado hay teléfonos con pantallas que casi necesitamos las dos manos para sostenerlos y otros que, por el contrario, incluso nos sobran dedos. ¿Cómo decidir entre uno y otro? ¿Cómo elegir entre un iPhone 6 o un iPhone 6 Plus? ¿Una smartphone mini o normal?

Hacer el test de tamaño ahora

¡No son las manos!

Quizás pienses que son las dimensiones de tus manos las que más condicionan las medidas de un smartphone. Manos grandes, teléfono grande (y viceversa). Ésa es la creencia más habitual. Sin embargo, en un pequeño estudio que hemos realizado en Comparaiso, hemos analizado los principales factores que condicionan la elección del tamaño de pantalla de un móvil y, ¡oh sorpresa!, las manos no están entre ellos.

Hemos observado una tendencia general hacia móviles más grandes. Ni una sola persona, de las 40 a las que hemos preguntado, nos ha contestado que desearía tener un teléfono más pequeño. Ni los de manos grandes ni los de pequeñas.  Como mínimo, del mismo tamaño (la pantalla media ha sido de 4,13 pulgadas).  Y una parte importante (un tercio) de los propietarios de móviles de 4'' o inferiores están ya convencidos de que necesitan una pantalla más grande.

El tamaño da la felicidad

Si dijéramos que el tamaño del móvil da la felicidad, no exageraríamos demasiado. Hemos visto que cuanto más grande es la pantalla del móvil, el usuario más claramente satisfecho dice estar con su teléfono. No hemos observado, por ejemplo, apenas signos de arrepentimiento en propietarios de móviles de 5,5 pulgadas. Si hubo dudas al principio, estas se han desvanecido con el tiempo y la costumbre. Cosa que no  siempre pasa con teléfonos más pequeños.

Es decir, si te sientes inseguro con un teléfono grande, es probable que a la largue te acostumbres y no quieras volver atrás. En cambio, con un teléfono pequeño, el usuario es más probable que termine cansándose.

Son los pantalones

Y aunque la tendencia de los móviles es a que cada vez crezcan más, todo tiene un límite. Éste no son las manos, sino nuestros pantalones. Generalmente se aprecian las ventajas de disponer de una pantalla grande, pero siempre y cuando el teléfono quepa sin problemas en nuestro bolsillo.

No sorprende entonces que el deseo de un móvil de gran tamaño se acrecienta en los que llevan su teléfono en lugares amplios, como bolsos, mochilas o bolsillos de abrigo. Mientras más grande sea el compartimento, más puede expandirse nuestro smartphone. El límite lo marca la tela.

¿Y por qué el pantalón es más importante que la mano? Se suele decir que el tamaño del pulgar marca un límite. Con un pulgar pequeño no podríamos llegar a toda la pantalla. Pero, según demuestran otros estudios, esto no es del todo así. Primero, porque automáticamente movemos la mano para acercarnos a donde nos interese. Y segundo, porque un smartphone lo podemos coger de varias maneras. De manera natural, alternamos entre una y dos manos, usamos el índice y el pulgar, etc. Por lo que somos capaces de adaptarnos a distintos tamaños de pantalla, sean como sean nuestras mano.

Los jugones necesitan más píxeles

Naturalmente, hay usos específicos en los que la exigencia de pantallas más grandes es más clara. En nuestro caso, hemos encontrado una relación muy estrecha con los que usan su smartphone principalmente para videojuegos. Y en segundo lugar, lo que ven muchos  vídeos en su teléfono.  Éstos son los que más aprovechan cada pulgada de pantalla.

Y si hiciéramos un retrato robot del usuario de un gran móvil, éste suele ser un hombre y aficionado a la tecnología. En el género femenino parece que no dan tanta importancia al tamaño. Y es habitual que los locos de los aparatitos siempre quieran tener lo más.

Por cierto, caídas y tamaño no se llevan bien. Los que habitualmente ponen a prueba la solidez de su teléfono suelen decantarse por teléfonos de tamaño intermedio. Y, casualidad o no, los propietarios de teléfonos medios o pequeños son los más aficionados a las carcasas. Obviamente, mientras más grande sea el teléfono, más fácil es que caiga y la superficie de pantalla expuesta a accidentes es mayor.