Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

WhatsApp para ordenador, ¿cómo funciona?

Usted está aquí

Whatsapp Ordenador

WhatsApp lanza su versión de escritorio y deja de ser algo exclusivo para los móviles. Te explicamos cómo instalarlo y usarlo, diferencias y similitudes con la app para smartphones y analizamos pros y contras.

WhatsApp sigue creciendo. Desde que Facebook lo compró hace año y medio, nos ha acostumbrado a las sorpresas. Primero fueron las llamadas integradas, después la aplicación web y próximamente las videollamadas. Ahora lanza una versión de escritorio para ordenador con el fin de acabar de conquistar el mundo de la mensajería instantánea.

Llegó a nuestras vidas en 2010, y en España el día a día nos parece ya imposible sin él. Más de siete de cada diez usuarios de smartphone tiene WhatsApp instalado. Y la mitad reconoce que lo usa a diario. Pero basta de presentaciones, vamos directos a la última novedad del popular servicio: su plataforma para ordenadores.

Antes de meternos en harina por completo, ya te adelantamos que la versión para escritorio de WhatsApp ofrece casi todas las ventajas de la app móvil. Y muy pocas desventajas. Así que, si ya estás pensando en instalarlo, continúa con la siguiente línea. Te explicamos cómo descargarlo e instalarlo, en qué se diferencia de su hermano para móviles y cuáles sus pros y contras (a nuestro juicio).

Logo WhatsApp

WhatsApp en el ordenador

Sí, desde el 10 de mayo, ya te puedes instalar WhatsApp en el ordenador. Para empezar, vamos a ver cómo hacerse con él para probarlo tú mismo. El proceso es sencillo.

  • Lo primero es tener el móvil a mano, conectado a internet y con WhatsApp instalado. Te va a hacer falta, y más adelante te contamos por qué.
  • Acto seguido entra en tu ordenador en la página web de WhatsApp, apartado "Descargar" de su barra de navegación.
  • Después elige tu versión. Por defecto, la web destaca la versión Windows de 64-bits (para Windows 8, 8.1 y 10), pero si eres de Mac o tienes un PC de 32-bits, también puedes descargarte la aplicación. Importante. Los procesadores ARM y los sistemas Linux no son, de momento, compatibles con la versión de escritorio.
  • Descarga e instala la aplicación de forma sencilla, simplemente siguiendo los pasos del programa de instalación.
Whatsapp QR
  • Código QR. Con el móvil encendido, con la aplicación instalada y conexión a internet, debes escanear el código QR que aparece en la pantalla de tu ordenador para sincronizar los dos programas. No te hace falta tener una aplicación especial, sino que lo puedes hacer a través del propio WhatsApp móvil siguiendo estos pasos.
    • En Android: Pantalla de chats Ajustes/WhatsApp Web
    • En iPhone 8.1 o superior: Configuración/WhatsApp Web
    • En Windows Phone 8.0 o superior: Pantalla de chats/Ajustes/WhatsApp Web
  • Una vez que has escaneado el código, el programa te pedirá permiso para sincronizar todas tus conversaciones y contactos. Así, lo que tengas en el móvil aparecerá también en el ordenador.

Pero si pensabas que ahora ya podías desconectar tu móvil, vas bastante desencaminado. Uno de los mayores contratiempos de la versión de escritorio de WhatsApp es que siempre tendrás que tener tu smartphone conectado a internet. En el momento que lo desconectes, dejará de funcionar la aplicación en tu ordenador.

Whatsapp conectado

Qué permite (y no) la app de escritorio

No hay llamadas. De momento. Cuando se lanzó la versión web el año pasado, se dejó caer la posibilidad de introducir las llamadas de Voz IP en un futuro cercano. Pero seguimos esperando. Como es de suponer, tampoco han llegado a la aplicación de escritorio.

Por lo demás, no hay grandes diferencias con la versión móvil. Es más, la aplicación de escritorio es sorprendentemente completa.

Desde ella puedes escribir mensajes e incluir emoticonos, enviar audios y mensajes de voz, enviar otros tipos de archivos como fotos, y tus propias instantáneas sacadas con la cámara del ordenador. Lo que no permite es compartir la ubicación ni información de otros contactos. Además, se pueden enviar máximo 10 archivos simultáneos y existe un límite de 16 MB por vídeo.

Mensajes en Whatsapp para PC

Otra novedad que no está disponible en el móvil es la de poder arrastrar cualquier archivo directamente a la aplicación de escritorio, procediendo así a su envío.

Además, con la versión de escritorio (y la web) puedes descargar fotos y archivos directamente en el ordenador, crear y gestionar grupos, silenciar conversaciones y gestionar y modificar el perfil de usuario. Prácticamente igual que con el móvil.

Por último, cuenta con notificaciones visuales y sonoras, que también puedes desactivar o silenciar por completo o para una conversación en particular.

Sin diferencias entre Windows y Mac OS

La versión de escritorio está disponible para Windows 8, 8.1 y 10 y tiene versión de 32 y 64-bits. En Apple, funciona en Mac OS 10.9 o superior.

Al igual que en el entorno móvil, WhatsApp no cambia apenas entre los dos sistemas. También en ambos, la aplicación es compatible con las notificaciones de escritorio.

¿Error en la instalación o de conectividad?

La aplicación de escritorio es muy nueva, y algunos usuarios se han quejado de problemas durante la instalación y de cierta inestabilidad. Pero parece que ya están solucionados. Durante nuestro test, en un PC de 64-bits con Windows 10, no se produjo ningún tipo de error.

Tanto la versión web como la de escritorio sí que pueden presentar problemas de conectividad si tu ordenador está conectado a una red Wi-Fi controlada, como las de muchos lugares de trabajo. En estos casos, puede que la configuración de la red bloquee o limite tu conexión, por lo que es aconsejable (o no, dependiendo del jefe que tengas) pedirle al administrador de la red que permita el tráfico a los dominios web.whatsapp.com, *.web.whatsapp.com y *.whatsapp.net.

WhatsApp Web

Versión Web vs Escritorio

Hace ya más de un año, WhatsApp lanzaba la primera versión de la aplicación fuera del entorno móvil: WhatsApp Web. Puedes acceder desde ella con cualquier navegador desde la web de WhatsApp, apartado "WhatsApp Web" y se configura con el código QR igual que la de escritorio.

La verdad es que la versión web es muy parecida a la de escritorio. O viceversa. En realidad, la versión de escritorio es, prácticamente, un calco de su primogénita. Así que no esperes encontrarte grandes diferencias con lo que acabamos de explicar. Pero algunas hay.

  • Para empezar, solo puedes usar WhatsApp Web con las versiones más actuales de Chrome, Firefox, Opera, Safari y Edge. Y nada más. Otros navegadores, como Internet Explorer, no son compatibles con WhatsApp Web.
  • Notificaciones. Las mayores diferencias vienen con las notificaciones. Para empezar, cada uno de los cinco navegadores te pedirá que muestres (o bloquees) las notificaciones de la web. Chrome, Firefox, Opera y Safari mostrarán las notificaciones visualmente y, si tienes los altavoces puestos, también sonará una alerta.
  • Pero en Edge, la cosa es distinta, y no solo con las notificaciones. Debido a las limitaciones del navegador, según WhatsApp, la versión web en Edge no puede mostrar ningún icono, insignia o notificación. Sin embargo, sí que sonarán las alertas de mensajes.
Notifiaciones Whatsapp Ordenador

Por lo demás, todo igual que en la versión de escritorio. Tu móvil ha de estar siempre conectado a internet y con el WhatsApp instalado. Tampoco permite llamadas ni compartir la ubicación, pero te deja mandar mensajes instantáneos, emojis, imágenes, vídeos y cualquier archivo. Todo instantáneo y a los WhatsApps móviles (o versiones de escritorio) de tus contactos.

Tu móvil seguirá consumiendo datos

El gran punto negativo de ambas versiones es, probablemente, que tu móvil tenga que estar conectado siempre, con el consiguiente consumo de datos si no tienes una conexión Wi-Fi a mano. Si lo desconectas, tanto la versión web como la de escritorio dejan automáticamente de enviar mensajes y aparece un mensaje de error

Lo que hace WhatsApp es crear una especie de servidor en nuestro móvil a través del cual sincroniza los mensajes con la web y la app de escritorio en tiempo real. Puede que estemos chateando en nuestro ordenador, pero el consumo de datos real se producirá en nuestro dispositivo móvil.

De hecho, la propia compañía te lo recuerda antes de acceder a la versión web: "Para evitar cargos asociados con el uso de datos móviles en tu teléfono, te recomendamos que solo te conectes a Wi-Fi en tu teléfono mientras uses WhatsApp Web".

Error conexión WhatsApp

Tanto depende del móvil, que incluso te avisa cuando la batería está baja. La comunicación es tan constante entre dispositivos, que en cuanto conectas tu smartphone a la red eléctrica el mensaje desaparece de forma instantánea.

Además, aunque no es que suponga un gran problema, cada usuario registrado puede tener una única sesión abierta en un ordenador. Es decir, no te permite tener la aplicación de escritorio ni la web abierta en varios ordenadores a la vez.

En cuanto a las ventajas: pues todas las de WhatsApp. Su instantaneidad, facilidad de uso y que te da acceso a conversaciones en tiempo real con casi cualquier persona que tenga un smartphone.

Se trata, al fin y al cabo, de la misma aplicación que en el móvil, pero en pantalla grande, lo que la hace muy cómoda y fácil de manejar. De hecho, para los que crecimos con internet en los 90 y primeros 2000, recuerda mucho al Windows Messenger en sus mejores tiempos.

Privacidad

Aunque no sea exclusivo de las versiones web y de escritorio, no está de más recordar los temas relacionados con la privacidad. Porque, cada vez más, es algo que nos preocupa.

No solo por quién ve nuestras publicaciones o datos, sino por cómo estos son almacenados y a manos de qué compañías o entidades pueden acabar llegando. WhatsApp no es muy diferente a la mayoría de los servicios que se prestan a través de internet y, aunque asegura que no accede a datos sensibles como, por ejemplo, las conversaciones, se cubre las espaldas al respecto.

De hecho, y aunque recientemente haya empezado a encriptar todos los mensajes, en sus condiciones de uso lo deja claro: habitualmente no recoge ningún dato personal ni accede al contenido de los mensajes (solo es, en principio, un transmisor), pero al instalarlo le das derecho a ello en caso de que así sea requerido por cualquier legislación o institución.

Así es en la versión móvil. Y así funciona también en la web y en la aplicación de escritorio.

Conclusión

En definitiva, WhatsApp sigue dando pasos adelante para convertirse en un todoterreno de la mensajería instantánea. Su objetivo, que no dejes de comunicarte con tu entorno y que lo hagas a través de su plataforma.

Lanzar una versión web y otra de escritorio es un paso fundamental para ello. Y, sobre todo, si siguen funcionando tan bien cómo lo han hecho hasta ahora. Habrá que ver cómo se mueven (y qué nos ofrecen) sus grandes competidores. También quedamos a la espera de la nueva función de videollamadas y cómo ésta podría integrarse en la versión de ordenador.