Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Cómo pagar con el móvil en España?

Usted está aquí

Cómo pagar con el móvil

No te pierdas esta guía si quieres saber cómo pagar con el móvil, si es un método seguro y qué ventajas tiene, además de qué servicios hay en España.

Ves algo en una tienda que te enamora. Quieres comprarlo, pero ¡te has dejado la cartera! Tranquilo, ¿llevas el teléfono encima? ¿Sabías que puedes pagar con el móvil?

¿Cómo funciona el pago con el móvil?

Para poder pagar en una tienda con nuestro smartphone necesitamos un teléfono tenga conectividad NFC (Near Field Communication, que se podría traducir como comunicación en proximidad), una tecnología inalámbrica de corto alcance para intercambiar datos entre dispositivos. Gracias a ella podremos realizar la transacción bancaria con el terminal de punto de venta (TPV) de la tienda, que es el aparato donde solemos introducir la tarjeta de crédito al pagar.

Ejemplo de pago con móvil

Para realizar el pago, no es necesario que los dos dispositivos se toquen, pero sí que estén a una distancia muy corta (no más de cuatro centímetros) para que la comunicación se lleve a cabo. Pasas el móvil por encima, ¡y ya está! Si la compra es superior a 20 euros, te pedirá un código PIN de seguridad. Si es inferior a esta cantidad, el pago se realiza automáticamente.

¿Qué necesitas?

Para poder pagar con el móvil necesitas: un smartphone con NFC, una aplicación instalada, un establecimiento que permitan este tipo de pagos y a veces una SIM especial. Te lo detallamos.

Compatibilidad NFC

La mayor parte de los teléfonos móviles de gama media y alta que han llegado al mercado a partir de 2014 cuentan con NFC. Si quieres saber si el teléfono que ya tienes es compatible con NFC, busca las especificaciones del modelo en Internet o comprueba si en los ajustes de conectividad inalámbrica aparece la opción NFC. No obstante, algunas entidades ofrecen unas tarjetas adhesivas (stickers) para los móviles no compatibles, que en ocasiones son obligatorias aunque el teléfono sea NFC.

Si quieres comprar un móvil compatible, busca este símbolo en la caja:

Logo NFC

En cuanto al iPhone, cuenta con conectividad NFC pero está limitada únicamente a su propia plataforma de pago por móvil, Apple Pay (de la que hablaremos más abajo). Sin embargo, este servicio todavía no ha llegado a España, por lo que si quieres utilizar pago por móvil en tu iPhone, tu banco u operadora te facilitará una tarjeta adhesiva para hacerlo compatible.

Aplicaciones

Además de compatibilidad NFC, necesitaremos también tener instalada una app capaz de administrar la transacción. En smartphones Android, éstas suelen tener como requisito mínimo una versión de Android 4.4 (KitKat) o superior.

Tiendas que aceptan pagos por móvil

Por otro lado, el TPV o datáfono en el que paguemos también tiene que ser compatible. Pregunta en cada establecimiento si es posible pagar con el móvil, pero debes saber que los terminales de pago con contactless son los que permiten estas operaciones y llevan este símbolo:

Logo tienda contactless

SIM especial

En ocasiones, la línea telefónica del terminal tiene que ser de las operadoras Orange, Movistar o Vodafone, ya que proporcionan una SIM especial que aloja de forma cifrada los datos de la tarjeta bancaria asociada.

¿Pagar con el móvil tiene algún coste adicional?

El servicio, disponible en varios bancos españoles, se suele ofrecer sin costes adicionales de activación o mantenimiento, más allá de los que ya impliquen la cuenta y la tarjeta bancaria. No hay comisiones especiales por pagar con el móvil; funciona igual que una tarjeta.

¿Es seguro?

Seguridad de pago con móvil

Llevar todo en un mismo dispositivo tiene muchas ventajas evidentes, pero plantea riesgos igualmente evidentes. ¿Es seguro? ¿Puede activarse accidentalmente? ¿Qué pasa si pierdo el móvil? ¿Y si me lo roban?

En algunas ocasiones, la aplicación de pago se puede desactivar y para abrirla requerirá un código diferente al PIN de la SIM o de las tarjetas (como si pusieras un candado a tu cartera). De todas formas, para pagar con el móvil es necesario acercar los dispositivos a una distancia de unos cuatro centímetros como máximo, así que es casi imposible hacer un pago de forma accidental o que alguien copie los datos pasando por tu lado con un lector.

Si te roban el smartphone, sólo tienes que llamar o acudir al banco (o a la operadora, dependiendo del servicio) para cancelar la aplicación en el momento. La ventaja es que la gente suele tardar poco en enterarse de que ha perdido el móvil mientras que tardan más en darse cuenta de que han perdido una tarjeta. Además los smartphones, a diferencia de las tarjetas, ayudan a saber cómo localizar un móvil perdido o robado.

Aun así, pongámonos en lo peor. Pongamos que roban el móvil o lo encuentran y quieren usarlo. Si el ladrón directamente lo intentara utilizar para hacer un pago, dispondría de una franja de tiempo posiblemente corta para ello (el tiempo que tardes tú en llamar para bloquear el servicio). Aun así, normalmente, por defecto sólo se pueden hacer compras sin PIN de hasta 20 euros. Pero es posible configurar las preferencias para que, por ejemplo, pida siempre el PIN, o al revés, que sólo lo pida para compras mayores. Asimismo, desde el móvil puede haber otro paso previo, como que el usuario tenga que aceptar la compra a través de la app.

Y si comenzara a hacer compras de hasta 20 euros indiscriminadamente, muchos bancos disponen de controles que permiten detectar si se están realizando operaciones de forma irregular, conociendo el comportamiento normal del cliente.

¿Qué servicios existen para pagar con el móvil?

Vodafone Wallet

El servicio de la operadora Vodafone permite no sólo pagar con el móvil sino hacer de cartera reemplazando otras tarjetas. Según la empresa, en un futuro se podrá utilizar también como sustituto del abono de transportes (es posible ya con Móbilis de Valencia o Autobuses Logroño) o incluso como llave de casa, entre otros usos.

El servicio está disponible para Android y necesita una SIM NFC, además, lógicamente, de tener instalada la app. Por otro lado, dispone de descuentos y ofertas por pagar con el móvil con Vodafone.

A diferencia de las apps NFC de Movistar y Orange, para usar Vodafone Wallet no tienes que asociar necesariamente un servicio de un banco como el de La Caixa, sino que cuenta con la modalidad de tarjeta prepago Smartpass de Vodafone. Es una tarjeta virtual que se recarga desde otras tarjetas de crédito/débito o mediante transferencia bancaria. Smartpass está disponible también para iPhone, con una de las tarjetas-pegatina.

La entidad cuenta con un servicio de pago con el móvil, que ha puesto en marcha con la colaboración de Movistar, Vodafone, Orange y Visa, por lo que hay que ser cliente de estas compañías para poderlo utilizar. Además hay que tener instalada la app, contar con una SIM NFC que proporciona la operadora, en la que el banco descarga una tarjeta bancaria, y tener un móvil con NFC.

Ten en cuenta que el nombre de la app varía en función de la operadora: Cartera NFC para Movistar, Orange NFC y Vodafone la tiene integrada en Vodafone Wallet.

Además, el servicio permite sacar dinero en efectivo de los cajeros de La Caixa.

BBVA Wallet

El servicio de pago para los clientes de BBVA exige, al igual que el de La Caixa, tener instalada la app en el móvil (disponible para iOS y Android), y contar con un teléfono NFC, pero no está vinculado a ningún operador de telefonía en particular.

Para usar el servicio es necesario descargar la aplicación BBVA Wallet, ser cliente de BBVA y disponer de claves de acceso y tener un móvil Android superior a 4.4 (KitKat). Si la versión de Android es inferior a 4.4 o tienes un iPhone, puedes pedir a la entidad una tarjeta física que se adhiere a la parte trasera del teléfono (la sticker que hemos mencionado en otro apartado).

Dentro de la aplicación, se puede contratar una tarjeta virtual prepago, para hacer más fácil controlar todas las compras.

Bankia Wallet

Sólo ofrece la opción de la sticker combinada con la app, así que no importa si el teléfono es o no NFC. No es modalidad prepago sino que opera con la cuenta bancaria.

Google Wallet

La cartera virtual de Google fue una de las primeras (lleva ofreciéndose desde 2011) pero su uso para pagar con el móvil no ha llegado a España, donde sí es posible utilizarlo para, por ejemplo, añadir saldo de Google Play o hacer pagos en aplicaciones, como en WhatsApp.

Logo Google Wallet

En EEUU funciona como un monedero electrónico que permite introducir saldo en nuestra cuenta y gestionar tarjetas de fidelización de empresas. Su característica más diferenciada es que es posible transferir saldo a otro usuario de Google Wallet, es decir, dar dinero a quien queramos. También permite disponer de los fondos de nuestra cuenta bancaria a través de cajeros de entidades asociadas.

Apple Pay

Se trata del sistema de Apple para pagar desde el iPhone, que ya se utiliza en Estados Unidos. Como principal diferencia de sus competidores, aprovecha el lector de huellas del iPhone para confirmar la operación. También será posible pagar con el Apple Watch.

Mymoid

Permite añadir una tarjeta Visa, Visa Electron, Mastercard o Maestro independientemente de la entidad bancaria y pagar con el móvil si es NFC (no ofrece sticker). Además permite hacer otro tipo de pagos a través de Internet. La principal desventaja de Mymoid es que sólo funciona con comercios asociados.

¿El futuro?

Con todo, sería arriesgado afirmar que el pago desde el móvil vaya a reemplazar próximamente los pagos tradicionales, ya que hoy por hoy no permite prescindir al 100% de las tarjetas bancarias al necesitar que el terminal de pago sea compatible (muchísimos establecimientos cuentan con la tecnología necesaria, pero no son todos). Por otro lado, este sistema necesita darse más a conocer tanto entre consumidores como entre comercios, ya que a menudo los dependientes disponen de estos terminales y no lo saben (o, en el caso de las tarjetas contactless, prefieren seguir insertándolas).

Desde luego, no es un servicio para todo el mundo, ya que personas que no estén muy familiarizadas con la tecnología móvil no sacarán realmente todo el partido de este sistema y se encontrarán mucho más a gusto pagando como hasta ahora. En cambio, para los que viven con el smartphone pegado a la mano, es una forma de agilizar los pagos. De tener que sacar la cartera, la tarjeta, insertarla, poner el PIN... ¡a simplemente acercar el teléfono al lector y ya está!

Categoria: