Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Test de Velocidad de Internet

Usted está aquí

El test de velocidad te permite medir la velocidad real de conexión de ADSL o fibra óptica, y así saber si estás recibiendo realmente la velocidad contratada con tu operador de Internet.

Cómo comprobar la velocidad de Internet

Si quieres conocer tu velocidad de conexión te recomendamos que hagas dos tests. Primero, haz uno como normalmente navegas. Sin tener demasiado en cuenta las condiciones de tu conexión, tal y como esté ahora mismo.

¿El resultado es bueno y recibes aproximadamente la velocidad de internet contratada o la esperada? Todo está bien y no tienes que preocuparte de más. Si el resultado no es el esperado, entonces sigue leyendo.

Si quieres saber cómo aumentar la velocidad de internet y conocer qué tipo de conexiones llegan a tu hogar, en Comparaiso te ayudamos a comprobar la cobertura de fibra de la que dispones:

Comprobar cobertura

Para medir la velocidad de tu internet de manera correcta y conocer lo que te está dando tu operador tienes que reducir al mínimo todos aquellos factores que puedan afectar a tu conexión dentro de casa. Esto significa:

  • 1. Conecta tu ordenador al router con cable: el resultado del test de velocidad con wifi será una conexión más lenta de lo contratado. Esto puede deberse, por ejemplo, a tener una señal WiFi débil o a interferencias en la conexión por parte de los vecinos. Para evitar estos problemas, debes conectar tu ordenador directamente al router mediante cable de red Ethernet/LAN. Normalmente, se suele incluir uno en la caja del router. Si no tienes o no lo encuentras, puedes comprarlo por unos pocos euros. En esta imagen puedes ver cómo conectar el cable Ethernet a tu ordenador y al router.

  • 2. Si no puedes conectar tu ordenador con cable, acércalo al router tanto como sea posible.
Conexión a Internet por cable
  • 3. Pon a punto tu equipo para la fibra óptica: si estás probando una conexión de fibra óptica de alta velocidad (de 100 Mb, 300 Mb o 1 Gb), debes asegurarte que tu equipo esté a la altura. De entrada, necesitas que el adaptador ethernet de tu ordenador sea compatible con Gigabit Ethernet (de otro modo, no superarás los 100 Mb de velocidad). Luego, recuerda conectar el cable de red al router (no te confundas con el ONT, que es más pequeño y es el que luego se conecta directamente a la toma óptica de la pared).
  • 4. Asegúrate de que nadie más esté usando Internet: debes comprobar que nadie más esté usando Internet mientras haces el test. Si no, en la medición no se contarán los megas de velocidad que esté consumiendo esa persona. Si tu conexión no está bien protegida y notas que tu Internet va lento, puede ser que alguien se haya colado y esté usando tus megas sin permiso. Aquí te decimos cómo cambiar la contraseña de tu WiFi.
  • 5. Cierra todos los programas en tu ordenador: cierra todas las pestañas de tu navegador (excepto la del test, obviamente), porque pueden estar consumiendo algunos megas sin darte cuenta. Cierra también otros programas que puedan consumir Internet en segundo plano (como Spotify, antivirus, actualizaciones de programas, etc.). Si algo está usando Internet en ese momento, tampoco se contarán esos megas y parecerá que tu velocidad es más lenta de lo que realmente es. Si crees que tu PC puede estar infectado por algún virus, límpialo antes de realizar la prueba de conexión a internet. Algunos virus también pueden ralentizar los tests.

Resultados del test de velocidad

  • Test de velocidad de ADSL: si tienes una conexión de ADSL, es completamente normal recibir una velocidad algo inferior a la contratada. Si, por ejemplo, tu ADSL cuenta con una velocidad de hasta 20 Mb, el resultado del test podrían ser 15 Mb, 10 Mb incluso menos. Esto se debe a las características técnicas de estas conexiones. En ADSL lo importante es sobre todo que la velocidad sea suficiente para el consumo que vas a realizar, ya que recibir lo contratado es casi imposible.
  • Test de velocidad de fibra: si en cambio tu conexión es de tipo fibra óptica, la velocidad del test debería ser parecida a la contratada. Esta es la principal ventaja de estas conexiones, ya que las velocidades anunciadas son "reales".
  • Test de velocidad a través de WiFi: si realizas el test de velocidad mediante WiFi en lugar de conectando el PC al cable de red, ten en cuenta que la velocidad que midas puede será inferior a la que tu operador te está ofreciendo realmente con tu conexión de ADSL, fibra u otra tecnología como Wimax, satélite o 4G. De todas modos, un test a través del WiFi es también útil para conocer a qué velocidad navegas normalmente con tu dispositivo y comprobar con qué intensidad llega la red wifi a las difetentes estancias de la casa.

Llámanos

¿Cuál es la velocidad de Internet recomendada?

 

Si mides una conexión de fibra óptica, teóricamente el resultado debería ser muy similar a la velocidad contratada. Si esto no ocurre y quieres comprobar si hay algún problema, sigues los pasos del apartado anterior sobre cómo hacer bien el test.

Para conexiones de ADSL, Wimax, satélite u otras tecnologías que no aseguran recibir una velocidad real, ten en cuenta que la velocidad media en España es de unos 8 Mb de bajada. Es decir, que si el resultado del test es similar a esta cifra o superior, puedes respirar relativamente tranquilo. No estás demasiado mal.

De hecho, una velocidad de descarga de alrededor de 10 Mb se puede considerar suficiente para la mayoría de usos de Internet dentro de un hogar pequeño (de uno a tres miembros). Si en casa hay más personas conectadas o el uso de la red es más exigente, sí se necesitará una conexión superior. Aquí explicamos en detalle cuál sería la velocidad de internet óptima para cada tipo de uso.

Si tu velocidad no llega a 8 Mb pero está por encima de 3 Mb, es una velocidad baja, pero todavía aceptable para un uso mínimo de Internet.

Si tu velocidad está por debajo de 3 Mb, es un resultado muy bajo con el que a veces te resultará difícil navegar por Internet. Es un caso claro en el que deberías plantearte cómo mejorarla. Asegúrate de que no haya ningún problema con tu ordenador y en caso de que todo esté bien, debes plantearte contratar otro tipo de oferta.

¿Cómo funciona el test de velocidad?

Basta con clicar en el centro de la imagen del medidor de velocidad, donde indica "iniciar test". El test se encarga primero de descargar un pequeño archivo (tranquilo, luego se borra). Durante la descarga, el test de velocidad indica en un marcado la velocidad a la que se están recibiendo los datos de este archivo en cada momento.

El resultado final es la velocidad media a la que se ha descargado el archivo completo. La herramienta lo calcula y hace todo por ti, tú no tienes que preocuparte de nada.

El test hace una prueba similar para la velocidad de subida. En lugar de recibir un archivo, mide la conexión de subida enviando datos.

Una vez finalizado el test de velocidad, se mostrará el resultado final en tres apartados: descargar, cargar y latencia.

Velocidad de bajada

También conocida como velocidad de descarga, indica la rapidez en la que se descargan los archivos desde la red.

Cuando los operadores de Internet anuncian en su publicidad la velocidad de sus conexiones, siempre se refieren a la velocidad de bajada, es decir, la velocidad a la que el cliente va a bajar archivos.

Esto es así porque se trata de la velocidad más utilizada por los usuarios. Aproximadamente el 85% de la utilización que hacemos de Internet se basa en descargas: ver películas, prensa, redes sociales, recibir correos, escuchar música...

Velocidad de subida

La velocidad de carga indica la velocidad a la que se suben los archivos a la red. Solo las conexiones de fibra óptica simétrica ofrecen una velocidad de subida similar a la de bajada.

Los usuarios que utilizan Internet para la subida de archivos pesados, jugar online, envío masivo de correos o videollamadas necesitan una buena velocidad de carga y solo una conexión de fibra simétrica puede cubrir sus necesidades.

Qué es la latencia

La latencia de internet es la suma de retardos en una conexión. Es decir, el tiempo que el usuario tarda en recibir un paquete de datos.

Un ejemplo para entender la latencia son los videojuegos online o las videoconferencias, donde si esta es alta (se mide en ping), tardará en llegar a tu pantalla lo que está pasando en la partida. En las videoconferencias, un alto lag produce retardos en la comunicación y tener que esperar un tiempo entre frases para asegurarse de que la otra persona recibe nuestro mensaje y contesta.

Si aún te quedan más dudas sobre tu velocidad de conexión, recuerda que puedes llamarnos al 91 198 04 82.