Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Qué móvil comprar? Te ayudamos a decidir

Usted está aquí

Dudas sobre qué móvil comprar

Si no sabes qué móvil comprar porque al ver tantos modelos y especificaciones te sientes un poco perdido, aquí tienes consejos para que encuentres el modelo ideal para ti

Elegir qué teléfono comprar es una tarea complicada para cualquier consumidor debido a la gran variedad de características y precios, y a los catálogos que se actualizan rápidamente. Si quieres acertar, no te pierdas esta guía para poner algo de luz entre tanto laberinto de modelos.

Primer paso: sistema operativo

Android vs iOS vs Windows Phone

El sistema operativo es el software más importante del teléfono, que permite que funcionen otros programas. Es, por decirlo de algún modo, el "idioma" que habla tu teléfono. Seguro que has oído hablar de Mac OS, Linux o Windows XP, Vista, Windows 7 (y 8, y 10…). Eso son sistemas de ordenador, del mismo modo que existen sistemas operativos móviles. Los principales son:

Android de Google

Es el más popular y extendido (casi un 90% de cuota de mercado, según un estudio reciente de Kantar). Es el que llevan las principales marcas (Samsung, Sony, LG, Motorola…).

  • Pros: Cualquiera puede programar aplicaciones para Android, y por eso hay tanta variedad de apps, a menudo gratuitas. Además es mucho más personalizable que los otros sistemas: puedes instalar widgets (pequeñas aplicaciones de escritorio como un calendario, un resumen de noticias, de redes sociales, accesos directos…), cambiar el "launcher" que viene por defecto (el diseño del escritorio y el menú)…

    De hecho, cada compañía suele incorporar lo que llaman "capa de personalización de Android", variando funciones, diseño y aplicaciones específicas del fabricante del móvil. Por lo que si tienes una oportunidad de probar la interfaz antes de comprarlo para asegurarte de que te convence, mejor.

    Por último, es el sistema en el que encontrarás móviles más baratos. Aunque también hay por precios tan altos como puedas imaginar. Todo depende de la gama.

  • Contras: El código abierto de Android es un arma de doble filo, ya que eso también provoca que sea más fácil encontrar virus o malware (aplicaciones con intenciones oscuras) en Android.

    Por otro lado, otro problema es que las actualizaciones de Android tardan más en llegar y a veces los fabricantes de teléfonos dejan de proporcionarlas un año después de lazar el modelo.

iOS de Apple

Es el sistema operativo de Apple (el que llevan los iPhones y iPads) y el segundo en cuota de mercado.

  • Pros: es un sistema muy sólido gracias a que Apple desarrolla tanto el hardware como el software. En Android, por ejemplo, por un lado Google se encarga del sistema operativo y fabricantes como Samsung, LG o tantos otros de la parte de hardware (el aparato en sí).

    En iOS también destaca la interfaz intuitiva por su diseño y simplicidad. Rara vez se cuelga y la fluidez táctil es impecable. Por último, el ecosistema de aplicaciones, accesorios y compatibilidad entre dispositivos de iOS es otro punto a favor. El número de aplicaciones es ligeramente inferior al de Android, pero la calidad y la compatibilidad es normalmente superior.

  • Contras: la personalización es nula (al menos por medios legales, sin hackear el teléfono), lo que ves es lo que hay. No tiene soporte para Flash (algunas páginas todavía lo utilizan, aunque cada vez menos). Muchas aplicaciones que en Android son gratuitas, en iOS son de pago (el popular juego Angry Birds, por ejemplo). Además, no hay integración de aplicaciones de terceros con el SO, por ejemplo para decirle a Siri (el asistente personal de voz) que haga algo con una aplicación que no sea de Apple o para establecer como predeterminada una app de terceros. Tampoco podemos gestionar archivos o documentos fácilmente.

    Por último, la principal desventaja es el precio. Los productos de Apple suelen ser más caros que sus competidores.

Windows Phone (WP) de Microsoft

Es el que llevan los teléfonos Nokia Lumia (comprada por Microsoft) y también algunos modelos de otros fabricantes (por ejemplo, HTC o Xiaomi)

  • Pros: Destaca la estabilidad (las aplicaciones corren con fluidez y son menos frecuentes los cuelgues que con Android) y la integración con los servicios de Microsoft (como Office, Outlook/Hotmail). El diseño de los menús está muy cuidado. Y también, que existen modelos a precios muy competitivos. De hecho, cuentan con algunos de los móviles con mejor relación calidad-precio del mercado.
  • Contras: Sobre todo, que hay menor variedad de aplicaciones y de hecho faltan algunas populares (las oficiales de Gmail, Snapchat…). Para las grandes apps, WP (Windows Phone) no resulta tan atractivo porque la expectativa de beneficio no es la misma al haber menos usuarios. Eso se nota en que, por ejemplo, en aplicaciones como Whatsapp las actualizaciones tardan más en llegar.

Otros sistemas

Fuera de estas tres plataformas encontramos BlackBerry OS (antes de las hegemónicas, pero ha perdido el puesto ante WP). También otros sistemas más nuevos como Firefox OS o Ubuntu, pero su bajo nivel de adopción los hacen menos atractivos debido, como siempre, a contar un catálogo de aplicaciones más reducido y desactualizado. Sin embargo, la ventaja en estos casos es el precio, ya que podemos encontrar terminales muy económicos con un rendimiento a veces superior a uno Android de coste equivalente.

El procesador: la cabeza pensante

Radiografía de un procesador Qualcomm

Éste es el apartado que podríamos llamar el "cerebro" del teléfono. Es uno de los más importantes en cuanto arendimiento.

Es bueno fijarse en el número de núcleos con el que cuenta (habrás oído hablar de "dual core", "quadra core" y "octa core"). A modo orientativo: en teoría, a más procesadores, mayor rapidez. Para un uso básico, un procesador de dos núcleos es suficiente (ya que muchas apps están diseñadas para ellos), aunque si quisiéramos explotar a fondo el teléfono (con videojuegos de gráficos espectaculares, por ejemplo), los de cuatro núcleos optimizan el rendimiento notablemente.

Asimismo, habrás visto también se suelen mencionar los GHz (Gigahercios) a los que trabaja. Es una medida del rendimiento, pero sin embargo, que un procesador sea más rápido no siempre convierte el teléfono en el más rápido, ya que influyen otras características como la RAM o el almacenamiento. En gama media lo normal es velocidad en torno a los 1,2 Ghz y en gama media-alta hay de más de 2 Ghz.

RAM: espacio de trabajo

Por otro lado, el procesador viene acompañado de una memoria RAM, que es (por decirlo de algún modo) un espacio que el teléfono tiene para trabajar. De este modo, si tiene un buen espacio, sufrirá menos "cuelgues" y será más fluido. 512 MB (medio Giga) es el mínimo en los teléfonos actuales. Menos de eso es insuficiente para la mayoría de usos. Los tope de gama llevan hasta 3 GB de RAM. Nosotros recomendamos 1 GB o 2 GB,  que  es un término medio aceptable para un rendimiento optimizado en Android. Ten en cuenta también que en Windows Phone y Apple el sistema es capaz de trabajar con menos RAM que en Android. Por lo que 1 GB aquí sí sería más que suficiente.

Almacenamiento

Tarjeta SD en teléfono móvil

Es otro de los apartados importantes, ya que nadie quiere que se le quede corto. Cuando abordemos la memoria interna debemos tener en cuenta que un teléfono con 8 GB de memoria no quiere decir que tengamos 8 GB enteramente disponibles, ya que las que apps que viene por defecto y el sistema operativo ocupan una parte muy importante.

De este modo, 8 GB es un estándar en la gama media-baja, 4 GB es el mínimo para un uso básico y los de gama alta suelen venir con versiones entre 16 y 64 GB.

También hay que fijarse en si el terminal cuenta con ranura para tarjetas externas (microSD), en las que podremos almacenar contenido multimedia (música, fotos y vídeos). De este modo, podemos ampliar la memoria con tarjetas de hasta 64 GB. Por lo que es un detalle a tener en cuenta. Esta opción no está disponible con móviles iPhone.

Otra forma de compensar la falta de almacenamiento interno es con servicios en la nube como Dropbox, Google Drive o OneDrive. O bien a través de tarjetas de memoria a través de la conexión USB de móviles Android.

Pantalla

Aquí hay que fijarse en dos aspectos: tamaño y resolución.

  • Tamaño: Decide antes de comprar si prefieres la comodidad de un terminal pequeño o prefieres uno de grandes dimensiones. Un teléfono de 5 pulgadas es un teléfono relativamente grande. Para que te hagas una idea, ten en cuenta que un DNI equivaldría a unas 3.5 pulgadas. Si tienes dudas, puedes leer nuestra guía para elegir la pantalla de móvil más adecuada para ti.
  • Resolución: Indica la cantidad de píxeles a lo ancho y alto de la pantalla y es un referente en cuanto acalidad o definición de la imagen. La de 1280x720 es llamada comúnmente HD y la de 1920x1080 es la FullHD.

    No obstante, a mayor tamaño de pantalla, necesitamos mayor resolución (más píxeles). De lo contrario, lo único que hará el teléfono será "estirar" la imagen y se verá pixelada. Por eso a veces aparece en las especificaciones la densidad de píxeles, 'ppp' o píxeles por pulgada (o 'ppi', 'pixels per inch'): cuanto más alto sea este número, mejor. 250-300 pppes una cantidad aceptable, aunque hay estudios que aseguran que el ojo humano no notará la diferencia a partir de 229 ppp a la distancia a la que se suele utilizar un smartphone. Los teléfonos de gama alta superan los 500 ppi.

Cámara

Cárama de iPhone

Aquí solemos encontrarnos con una guerra de megapíxeles entre fabricantes, pero es importante saber que éstos no son el único factor determinante en la calidad de fotografía que nos dé el terminal. También interviene el tamaño del sensor, la ISO máxima, la distancia focal, si cuentan con estabilización óptica, los modos de disparo…

Más megapíxeles en la cámara no significa mejor calidad de imagen. La cámara del iPhone 6 es de 8 megapíxeles y sin embargo sus resultados no se quedan atrás de las de otras con números más altos, y esto se debe al sensor, la apertura del diafragma y al tamaño de los píxeles.

No obstante, no todas las marcas comparten todos estos detalle técnicos ya que se limitan a prometer "muchos megapíxeles", pero se puede tomar como una buena señal si lo hacen y se puede buscar más información en sitios especializados.

Sin embargo, sé consciente de qué tipo de uso le vas a dar a las fotos que saques con tu smartphone. Los que lo utilizan para el trabajo o quieren imprimirlas requieren mejores especificaciones, pero si las quieres para compartir con tus amigos en redes sociales o WhatsApp, no es necesario que busques la cámara más tope de gama.

Batería

La cantidad de carga que puede contener se mide en mAh (miliamperios-hora). Evidentemente, que este número sea más alto ayuda, pero no otorga automáticamente mayor autonomía (tiempo que aguanta el móvil sin tener que recargar). Has de tener en cuenta, por ejemplo, que uno de los apartados que más energía consumen en todos los teléfonos es la pantalla, por lo que las pantallas más grandes requieren baterías más grandes para compensar la autonomía.

También influye el tipo de batería. Las de Litio obtienen la máxima puntuación en las características esenciales y superan a las de Níquel incluso cuando éstas tienen un número mayor de mAh.

Por ello, los fabricantes suelen especificar en horas el tiempo que aguanta el teléfono en reposo, en reproducción de música, en llamada…

Simplemente, como referencia, una batería media ronda los 2.000 mAh. Una batería de larga duración está en unos 3.000 mAh. Aunque, como hemos dicho, el valor de esto es relativo.

4G

La mayoría de smartphones que se venden actualmente son compatibles con 3G. Si tu operadora ofrece servicio 4G y lo tienes activado (o deseas hacerlo), deberás escoger un teléfono que  sea compatible. Si bien la mayoría suelen especificarlo y muchas tiendas online permiten filtrar por terminales 4G, una forma de comprobarlo es mirando las especificaciones y comprobar que sea compatible con las frecuencias españolas (LTE Band 3 -1800 Mhz-, la LTE Band 7 -2600 Mhz- y LTE Band 20 -800 Mhz-). Es especialmente importante que compruebes esto si estás comprando un móvil importado. Puedes encontrar más información sobre compatibilidad 4G de móviles chinos aquí.

Debes saber también que para usar el nuevo 4G+ (LTE Advanced), que duplica las velocidades del 4G convencional, necesitarás que el móvil sea además compatible con LTE de categoría 6.

Escoge lo que se adapte a tus necesidades

El primer paso a la hora de comprar un smartphone es pensar la gama en la que vamos a buscar. En otras palabras ¿cuánto estás dispuesto a invertir en esta compra? Cualquiera quiere un móvil con especificaciones tope de gama y precios de gama baja. Sin embargo, exceptuando algunos móviles con excelente relación calidad-precio, esto no siempre es posible...

  • Si vas a darle un uso básico como llamadas, mensajería y correo, por ejemplo, un smartphone degama baja (procesador uni core o dual core, 4GB de almacenamiento interno...) es suficiente.
  • Si vas a navegar y utilizar más aplicaciones, como juegos sencillos, redes sociales, mapas y gps, fotografía no profesional... busca en lagama media (8 GB de almacenamiento, dual core o quad core, 1 GB de RAM...).
  • Por último, si quieres el teléfono para trabajar, y necesitas manejar programas y documentos desde el móvil, o quisieras explotarlo con juegos más exigentes, opta por la gama alta (quad core u octa core, 2-3 GB de RAM, 16 GB o más de almacenamiento interno...).
Categoria: